Habana Vets

logo habana vets

El peligro del otohematoma en los perros: lo que los dueños de mascotas deben saber

Introducción

otohematoma cirugía

La mayoría de los dueños de mascotas saben que el cuidado de su compañero de cuatro patas es un asunto serio. Pero lo que muchos no saben es que algo tan aparentemente inocuo como la oreja de un perro puede ser fuente de problemas graves. Una de estas afecciones es el otohematoma, que, si no se trata, puede causar molestias importantes y, potencialmente, provocar complicaciones posteriores.

Es importante que los propietarios de mascotas sean conscientes del peligro del otohematoma en los perros y tomen medidas para evitar que se produzca. Afortunadamente, esta afección puede tratarse con éxito si se detecta a tiempo. En este artículo, voy a compartir lo que los dueños de mascotas necesitan saber sobre el otohematoma y cómo detectar los signos de esta condición para que pueda tomar medidas lo antes posible.

 

¿Qué es el otohematoma?

El otohematoma es una inflamación del pabellón auricular, o porción externa, de la oreja del perro. Se produce cuando se rompe el delicado equilibrio entre la piel y el cartílago, normalmente debido a una acumulación de sangre. Esto puede ocurrir cuando un perro sacude la cabeza excesiva o vigorosamente, lo que provoca la rotura de los delicados vasos sanguíneos de la oreja.

Además de sacudir la cabeza con demasiada frecuencia, el otohematoma también puede deberse a un aseo excesivo, una infección de oído, alergias y parásitos. También puede deberse a una lesión en la oreja o a un traumatismo en la cabeza.

Lo que hace que el otohematoma sea especialmente peligroso es que puede provocar pérdida de audición si no se controla. Por eso es importante que los dueños tomen medidas proactivas en relación con los oídos de sus mascotas. Revise regularmente los oídos de su mascota para detectar cualquier signo de inflamación, como enrojecimiento e hinchazón, y asegúrese de que sus oídos se mantienen limpios y secos en todo momento.

Síntomas del Otohematoma en Perros

El otohematoma en perros puede causar diversos síntomas molestos y potencialmente peligrosos. Si sospechas que tu mascota padece un otohematoma, es importante que estés atento a signos como:

  • Hinchazón: Puedes notar que la oreja de tu perro parece más gruesa de lo habitual, o tal vez incluso inflamada.

  • Decoloración: La oreja afectada puede estar roja o tener un tono azulado en la base.

  • Dolor: Tu cachorro puede resistirse cuando intentas tocarle la zona afectada y sentir malestar general.

  • Aversión al tacto: Si intenta tocar la oreja afectada, su cachorro podría responder con un respingo o con la necesidad de alejarse.

Es importante actuar con rapidez si le preocupa alguno de estos síntomas, ya que un tratamiento precoz puede evitar daños auditivos a largo plazo.

Causas del Otohematoma en Perros

A la hora de averiguar la causa del otohematoma de su cachorro, la lista puede ser larga. Las causas más comunes son traumatismos provocados por rascarse o sacudir violentamente la cabeza, ácaros en las orejas del perro, cuerpos extraños o infecciones.

Traumatismos

Si a su cachorro le encanta sacudir la cabeza enérgicamente o disfruta rascándose demasiado las orejas, es posible que sufra un otohematoma inducido por un traumatismo. Además, si su cachorro participa en juegos bruscos con otros animales o se golpea las orejas contra un objeto con demasiada fuerza, también puede provocar esta afección.

Infecciones

Las infecciones como la infección bacteriana en el oído causada por levaduras y bacterias pueden provocar otohematoma. Si no se tratan, estas infecciones pueden derivar en una afección más grave llamada “hematoma aural” que requiere cirugía para su tratamiento adecuado.

Ácaros y cuerpos extraños

Los ácaros y los cuerpos extraños, como las semillas de hierba, tienden a atascarse en el interior del oído y a desplazarse por él. Esto irrita la piel del perro, que sacude la cabeza, lo que provoca la ruptura de los vasos sanguíneos y causa el otohematoma. Por tanto, es importante que revise regularmente los oídos de su perro y los limpie si es necesario.

Tratamiento del Otohematoma en Perros

El otohematoma en perros suele tratarse drenando la sangre del pabellón auricular. Esto suele hacerse con una aguja o un instrumento de succión. A veces, el veterinario puede utilizar un enfoque quirúrgico, en el que la sangre acumulada se extrae directamente de la oreja y se sutura. Este procedimiento se realiza bajo anestesia general y suele tener más éxito que el simple drenaje.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, incluso con cirugía, existe el riesgo de que se formen nuevas bolsas de líquido, por lo que son necesarios cuidados continuos y seguimiento por parte del veterinario para una recuperación completa. En algunos casos, pueden recomendarse medicamentos u otros tratamientos para reducir el dolor y la inflamación. Dependiendo de la gravedad del otohematoma y del estado general de salud de su mascota, el veterinario podrá recomendarle el mejor tratamiento para usted y su mascota.

Cómo prevenir el otohematoma en perros

Nunca es tarde para empezar a ser proactivo en la prevención del otohematoma en su compañero canino. He aquí algunos consejos para mantener sanos los oídos de su cachorro y reducir el riesgo de que desarrolle un hematoma.

Revisiones periódicas

La mejor forma de prevenir el otohematoma es examinar regularmente las orejas de su perro para detectar cualquier anomalía. Esto debe hacerse al menos una vez a la semana, y es un paso importante en la identificación precoz de los hematomas. Busque signos como inflamación, enrojecimiento, secreción o hematomas. Si detecta alguno de estos síntomas, acuda inmediatamente al veterinario.

Higiene adecuada

Una higiene adecuada es un paso esencial para prevenir las infecciones de oído del perro y otros tipos de dolencias que provocan otohematomas. Limpie los oídos de su cachorro con una solución adecuada recomendada por su veterinario con regularidad y compruebe si hay algún cambio en el conducto auditivo que pueda provocar irritación o infección.

Protección contra el rascado

Por último, debe tomar medidas para evitar que su perro se rasque las orejas. La mejor forma de hacerlo es utilizando un collar isabelino, que impide que el perro se rasque las orejas con las patas sin dificultar sus movimientos ni su visión. Esto es algo poco habitual, pero hasta encontrar la causa del rascado excesivo, puede ser una medida de prevención eficaz.

 

¿Qué debe hacer si su perro tiene otohematoma?

Si su perro tiene un otohematoma, lo mejor que puede hacer es llevarlo al veterinario. Su veterinario examinará a su mascota y, a continuación, utilizará una aguja o una jeringa para drenar los líquidos acumulados en esta bolsa hinchada del oído. Una vez que se haya se haya reducido la inflamación, es posible que el propietario reciba instrucciones adicionales.

Instrucciones de seguimiento

Su veterinario puede sugerirle que realice tratamientos caseros para el otohematoma y, de hecho, estudios recientes han demostrado que esto podría ayudar a reducir la inflamación, por lo que es importante que preste atención a las instrucciones que le dé su veterinario. Esto suele incluir la aplicación de compresas calientes con una solución salina para mantener la zona hidratada y aplicar presión después de cada aplicación. Para mantener alejadas las bacterias y prevenir aún más la infección, también pueden recetar pomada o gotas antibióticas.

Lo más importante a la hora de cuidar a un perro con otohematoma es asegurarse de seguir atentamente las instrucciones del veterinario; no tenga miedo de hacer preguntas si algo no está claro. Si todo va bien, su perrito debería recuperarse en dos semanas.

Conclusion

El otohematoma puede causar una cantidad significativa de dolor y malestar a su perro, por lo que es importante tomar en serio cualquier síntoma de otohematoma y tomar las medidas adecuadas para que su mascota reciba la mejor atención posible. Con la atención y el tratamiento adecuados, la enfermedad puede tratarse eficazmente.

Vigile las orejas de su perro para detectar signos de enrojecimiento, hinchazón o supuración. Si su perro sacude excesivamente la cabeza o se rasca la zona afectada, consulte inmediatamente a su veterinario. Asegúrese de vigilar siempre las orejas de su mascota, aunque no parezca tener ningún problema. La detección y el tratamiento precoces son fundamentales para el bienestar y la recuperación de su perro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola 👋
En que puedo ayudarte?