Habana Vets

logo habana vets

Beneficios de la cirugía laparoscópica en animales de compañía

Introducción

Desde las esterilizaciones y castraciones rutinarias hasta las cirugías abdominales avanzadas, la cirugía laparoscópica se ha convertido en una opción cada vez más popular entre los veterinarios. La laparoscopia es un procedimiento mínimamente invasivo que implica el uso de pequeñas cámaras y herramientas especializadas para acceder a los órganos del abdomen sin tener que realizar grandes incisiones.

Este tipo de cirugía tiene muchas ventajas para los animales de compañía, como un tiempo de recuperación más rápido, menos dolor y menos riesgo de infección en comparación con los procedimientos quirúrgicos abiertos tradicionales. Pero, ¿qué implica la cirugía laparoscópica y, lo que es más importante, cómo puede ayudar a su peludo amigo? Veamos más de cerca las ventajas de la cirugía laparoscópica en perros y gatos.

¿Qué es la cirugía laparoscópica?

¿Ha oído hablar alguna vez de la cirugía laparoscópica? Si no es así, no es el único. La laparoscopia es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que se utiliza para realizar intervenciones a través de dos o tres pequeños orificios en el pecho o el abdomen de un perro o un gato.

El principal beneficio de la cirugía laparoscópica es que ofrece opciones menos dolorosas y menos invasivas para cirugías que antes requerían incisiones más grandes y creaban más traumatismos y tiempos de curación más largos para las mascotas. La laparoscopia ofrece una herida mucho más pequeña que la cirugía tradicional y por lo tanto reduce el riesgo de infección e inflamación después del procedimiento, lo que significa que su mascota puede recuperarse más rápidamente con tiempos de recuperación más cortos.

Además, la laparoscopia ofrece a los veterinarios una mayor precisión a la hora de realizar procedimientos en los órganos internos de los animales de compañía, lo que les permite extirpar tumores dañando menos el tejido circundante, reducir las complicaciones posquirúrgicas y completar los procedimientos en menos tiempo que con las cirugías abiertas tradicionales. Esto se traduce en estancias hospitalarias más cortas para las mascotas y menores costes para los propietarios, así como en menos riesgos asociados a la anestesia.

 

Ventajas de la Cirugía Laparoscópica

Es posible que haya oído el término “cirugía laparoscópica” en boca de su veterinario cuando habla del tratamiento de su compañero de cuatro patas. Pero, ¿qué es la cirugía laparoscópica y por qué es beneficiosa tanto para usted como para su mascota?

La cirugía laparoscópica es un procedimiento mínimamente invasivo que resulta beneficioso tanto para perros como para gatos. Reduce las complicaciones postoperatorias al utilizar incisiones más pequeñas, lo que significa menos dolor para su mascota y menos necesidad de tratamiento analgésico. También reduce el riesgo de infección, hematomas y hernias secundarias; haciendo que el proceso de recuperación sea mucho más fácil tanto para usted como para su compañero.

En comparación con la cirugía abierta tradicional, la cirugía laparoscópica ofrece muchas ventajas, como la reducción de las complicaciones postoperatorias, el dolor, el estrés y el tiempo bajo anestesia. Además, el menor riesgo de complicaciones la convierte en una opción atractiva a la hora de tratar las necesidades de salud de su mascota.

Cirugías Comunes Realizadas por Laparoscopia en Mascotas

¿Ha oído hablar alguna vez de la cirugía laparoscópica? Esta avanzada técnica mínimamente invasiva es un procedimiento habitual en medicina veterinaria, y ha demostrado ser increíblemente beneficiosa para los animales de compañía.

Los beneficios de la cirugía laparoscópica no pueden ser exagerados cuando se trata de sus amigos peludos – es una forma fiable y segura de tratamiento médico. Echemos un vistazo a algunas de las cirugías comunes que se realizan con esta tecnología revolucionaria.

Esterilización

Con diferencia, una de las aplicaciones más comunes de la laparoscopia en el mundo veterinario es la esterilización. La esterilización laparoscópica (como la castración o la esterilización) es cada vez más popular, ya que reduce en gran medida el dolor postoperatorio y el tiempo de recuperación.

Biopsia

Otro uso común de la laparoscopia en animales de compañía es la toma de muestras para biopsias. Este procedimiento consiste en realizar una o dos pequeñas incisiones en la pared abdominal donde un endoscopio puede inspeccionar los órganos internos. El tejido de la muestra puede extraerse fácilmente con una pinza de biopsia que se pasa a través de una cánula diminuta, sin someter al animal a un riesgo significativo.

Criptorquidia

La laparoscopia también se ha utilizado para diagnosticar y tratar la criptorquidia, una enfermedad en la que uno o ambos testículos de un animal no descienden al escroto. Durante este procedimiento, un endoscopio permite la visualización directa del canal inguinal y las estructuras circundantes, proporcionando información valiosa sobre qué tipo de tratamiento tendrá el mejor resultado para la salud de su mascota.

Cómo preparar a su mascota para un procedimiento laparoscópico

Antes de que su mascota se someta a una cirugía laparoscópica, es importante prepararla adecuadamente. Su veterinario podrá proporcionarle instrucciones preoperatorias para ayudar a garantizar que su mascota esté preparada para el procedimiento.

Estas son algunas de las instrucciones preoperatorias más comunes para las mascotas que se someten a cirugía laparoscópica:

  1. Su mascota tendrá que ayunar durante unas 8-12 horas antes del procedimiento, dependiendo de su tamaño y raza.

  2. Asegúrese de que está al día con todas las vacunas, ya que esto ayuda a prevenir infecciones y otras complicaciones.

  3. Pueden recetarse analgésicos antes del procedimiento para reducir el posible dolor y malestar postoperatorio.

  4. Los antibióticos también pueden ser prescritos antes del procedimiento con el fin de reducir cualquier posibilidad de infección durante el procedimiento.

  5. Planifique los cuidados postoperatorios y las visitas de seguimiento con su veterinario una vez finalizada la intervención.

Siguiendo estas instrucciones preoperatorias ayudará a asegurar que su mascota es tan seguro y cómodo como sea posible durante su procedimiento laparoscópico, así como maximizar sus posibilidades de una recuperación exitosa después.

Qué ocurre durante un procedimiento laparoscópico

Quizá se pregunte en qué consiste el proceso de la cirugía laparoscópica. Una de las grandes cosas de la cirugía laparoscópica es que sólo requiere pequeños agujeros en la piel de su mascota, que se hacen con un láser o un bisturí especial llamado LASERTCut.

Tres pasos principales

El procedimiento puede dividirse en tres pasos principales:

  1. Punción con aguja: El primer paso consiste en realizar una punción con una aguja de veress, con ayuda de la guía ecográfica. Así se crea un pequeño orificio en la pared abdominal que el cirujano utiliza para introducir un instrumento llamado “endoscopio”.

  2. Colocación del trocar: A continuación, el cirujano introduce un segundo instrumento llamado “trocar” por el mismo orificio e infla el abdomen con gas carbónico. Esto le permite ver los órganos del interior y llevar a cabo su trabajo.

  3. Reposicionamiento de los órganos: A continuación, el cirujano utiliza instrumentos laparoscópicos especiales, como fórceps y tijeras, para reposicionar los órganos si es necesario y extraer o realizar cualquier procedimiento que sea necesario -en este caso, la esterilización- sin realizar cortes adicionales ni causar más traumas a tu mascota.

El procedimiento completo dura unos 90 minutos. Dicho esto, le alegrará saber que la esterilización laparoscópica causa menos trauma quirúrgico y dolor postoperatorio en comparación con la esterilización tradicional, ya que sólo se extirpan los ovarios y se minimiza el daño, lo que se traduce en una reducción media del 65% del dolor postoperatorio.

Cuidados postoperatorios de la cirugía laparoscópica

Si está buscando un enfoque mínimamente invasivo para la cirugía de su perro o gato, la cirugía laparoscópica es definitivamente algo a considerar. ¿Y una de las mejores partes? Los cuidados postoperatorios.

Para empezar, la laparoscopia sólo requiere pequeñas incisiones en la prensa abdominal, por lo que es mucho menos probable que su mascota experimente dolor o molestias postoperatorias. Además, como las incisiones son tan pequeñas y limpias, no hay necesidad de un collar isabelino después de la cirugía – ¡lo que puede ser un alivio tanto para los dueños como para las mascotas!

La laparoscopia tiene otras ventajas para los animales de compañía. Ofrece una mayor precisión y exactitud durante la cirugía, lo que minimiza el riesgo de dañar los órganos y tejidos circundantes; facilita al cirujano la visión de una zona más amplia del abdomen; y tiende a ser menos traumática que la cirugía tradicional. Todos estos factores se combinan para crear un resultado más exitoso y un tiempo de recuperación más rápido para su mascota.

Conclusion

La cirugía laparoscópica ofrece numerosas ventajas frente a la cirugía abierta tradicional. Requiere menos tiempo, crea menos heridas y permite una recuperación más rápida. El riesgo de infección y dolor postoperatorio es menor que con la cirugía tradicional y el paciente tiene menos probabilidades de sufrir complicaciones quirúrgicas.

La cirugía laparoscópica en animales de compañía ha llegado para quedarse. Esta técnica relativamente nueva permite un abordaje más seguro y mínimamente invasivo de muchas cirugías abdominales, y puede conducir a una recuperación más rápida, menos molestias y resultados más predecibles. Por lo tanto, es una gran opción a considerar si su mascota requiere cualquier procedimiento abdominal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola 👋
En que puedo ayudarte?