Habana Vets

logo habana vets

Prevención y tratamiento de las crisis epilépticas en perros

Introducción

Beautiful old dog

Según el American Kennel Club, las convulsiones en los perros pueden deberse a numerosos factores, como la predisposición genética, las infecciones, las toxinas, tumores cerebrales, causas hidiopaticas y los traumatismos craneoencefálicos. Si su perro sufre una convulsión, es importante llevarlo al veterinario lo antes posible para que le diagnostique y trate.

 

En este artículo hablaremos de las causas y los síntomas de las crisis epilépticas en perros, así como de los distintos tratamientos que pueden recomendar los veterinarios. Esperamos que esta información le ayude a estar mejor preparado si su perro sufre alguna vez una crisis epiléptica.

¿Qué es una crisis epiléptica canina?

Las crisis epilépticas en perros se producen cuando el cerebro emite descargas eléctricas anormales. Esto puede ocurrir cuando se sobrecarga el cerebro, se irrita el tejido nervioso o se produce un daño en el cerebro.

 

Los síntomas de las crisis epilépticas en perros pueden variar en gravedad, y pueden incluir convulsiones, espasmos musculares, temblores, pérdida del conocimiento, movimiento de pedaleo, aullidos y vómitos.

Causas de las crisis epilépticas caninas

Las crisis epilépticas en perros pueden tener muchas causas, desde enfermedades a lesiones en el cerebro o el sistema nervioso. Estas son algunas de las más comunes:

 

– Enfermedades del cerebro o el sistema nervioso, como el tumor cerebral, la enfermedad de Ménière, el síndrome de West.

– Lesiones en el cerebro o el sistema nervioso, como las heridas craneales, las quemaduras y los traumatismos craneoencefálicos.

– Infecciones, como la meningitis y la rabia.

– Trastornos metabólicos, como la hipoglucemia (bajos niveles de azúcar en sangre) e hipercalcemia (altos niveles de calcio en sangre).

– Toxinas, como el monóxido de carbono y el cianuro.

 

Síntomas de las crisis epilépticas caninas

Las crisis epilépticas en perros pueden tener diversos síntomas, dependiendo de la zona del cerebro que esté afectada. Generalmente, se pueden reconocer por una serie de contracciones musculares, convulsiones o temblores. Otras señales son la pérdida del control de los esfínteres y el vómito o diarrea.

 

Si observas alguno de estos síntomas en tu perro, acude al veterinario lo antes posible, ya que el tratamiento debe comenzar lo más rápido posible para evitar daños permanentes en el cerebro.

 

Diagnóstico y tratamiento de la epilepsia canina

Si sospechas que tu perro tiene una epilepsia canina, lo primero que deberías hacer es llevarlo al veterinario. Él hará un examen físico completo, revisará sus antecedentes médicos y hará preguntas sobre los síntomas. Puede ser útil para el diagnóstico tener un video del ataque para que el veterinario lo vea y evalúe los diferentes factores involucrados.

 

Una vez que se haya hecho el diagnóstico correcto, el veterinario podrá recomendar un tratamiento adecuado para manejar la epilepsia de tu perro. Esto generalmente incluye medicamentos anticonvulsivantes para controlar los síntomas, así como cambios en la dieta y en el estilo de vida. El objetivo de cualquier tratamiento es reducir la cantidad y la severidad de los ataques epilépticos, mantener a tu mascota confortable y prolongar su tiempo de calidad con vosotros.

Consejos de prevención del trastorno convulsivo recurrente en perros

¿Quieres prevenir ataques epilépticos recurrentes en tu perro? Entonces hay algunas cosas que necesitas saber. Primero, es importante mantener un horario regular para su alimentación y juego. También es importante asegurarse de que reciba suficiente ejercicio y una dieta equilibrada. Esto le ayudará a regular sus niveles de energía.

 

También es importante mantener el estrés de tu perro al mínimo; para ello, puedes limitar los cambios bruscos en su entorno y reducir el uso del collar en el cuello. Además, evita llevarlo a zonas donde haya ruido intenso o la presencia de otros animales o personas. Esto puede agravar los episodios epilépticos recurrentes.

 

Por último, siempre consulta a tu veterinario con respecto a la medicación recomendada para tu mascota y revisa sus niveles de glucosa con regularidad para prevenir complicaciones adicionales.

Cómo tratar en casa a una mascota con crisis epilépticas

Cuando una mascota sufre un ataque epiléptico, es importante asegurarse de que se mantenga segura. Debes calmar a tu perro mientras tiene el ataque, evitando todo aquello que pueda perturbarlo. Recuerda también que no debes forzar el contacto con tu animal durante el ataque, ya que podrías ser lesionado.

 

Además, si ves que tu perro presenta síntomas crónicos de epilépsia, hay ciertos tratamientos farmacológicos para controlar la condición a largo plazo. Estos tratamientos incluyen anticonvulsivos y otros medicamentos inyectables para controlar la frecuencia y la intensidad de los ataques epilépticos. Para obtener el mejor tratamiento para tu amigo peludo, es importante que consultes con un veterinario cuanto antes para así determinar cuál opción es la mejor para él o ella.

 

Conclusion

Las crisis epilépticas en perros pueden deberse a diversos factores, como traumatismos craneales, tumores cerebrales e intoxicaciones. Si su perro sufre una crisis epiléptica, debe mantener la calma y velar por su seguridad. Póngase en contacto con su veterinario lo antes posible para que su perro reciba el tratamiento que necesita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola 👋
En que puedo ayudarte?